DEA

Dificultad Específica de Aprendizaje.

DISLEXIA.

La dislexia es una combinación de habilidades y dificultades que afecta al proceso de aprendizaje de una o más de las siguientes destrezas: la lectura, la ortografía y la escritura. Es una condición constante. Igualmente puede ir acompañada de otras dificultades en el área de la velocidad de procesamiento, memoria a corto plazo, organización, secuenciación, lenguaje hablado o habilidades motrices. Puede haber dificultades en la percepción visual y/o auditiva. En concreto está relacionado con el dominio y el uso del lenguaje escrito que incluye el abecedario, números y notas musicales. La dislexia puede aparecer a pesar de existir una capacidad intelectual normal y recibir una instrucción adecuada. Es constitucional en origen, parte del individuo e independiente de un entorno socio-económico y de lenguaje.

Asociación Británica de Dislexia 2006.

Quince Cuestiones Básicas sobre la Dislexia.  Pincha aquí.  Trabajo realizado por Josep Artigas neuropediatra y psicólogo de la Unitat de Neuropediatria. Hospital de Sabadell.

La Dislexia. Recuperación de los problemas de lecto-escritura. Pincha aquí. Trabajo publicado en psicoPedagogía.com, por Vicente Oltrá Abarca, Profesor de educación primaria y psicólogo.

DISORTOGRAFÍA.

La disortografía se refiere a la dificultad significativa en la trascripción del código escrito de forma inexacta, es decir, a la presencia de grandes dificultades en la asociación entre el código escrito, las normas ortográficas y la escritura de las palabras. De esta forma las dificultades residen en la asociación entre sonido y grafía o bien en la integración de la normativa ortográfica, o en ambos aspectos.

La disortografia a pesar de que a menudo va ligada a la dislexia o a la disgrafía, se debe de entender como una entidad a parte, ya que puede presentarse de forma aislada o bien comorbida a estas alteraciones, resultando especialmente frecuente su asociación a la disgrafía.

Editado en el Blog Psicología y Pedagogía.

DISGRAFÍA.

La disgrafía se puede observar en niños que muestran dificultad para escribir palabras con buena expresión oral; en segundo lugar, niños que escriben incorrectamente las palabras y que tienen dificultades en la expresión oral, y en tercer lugar, niños que escriben correctamente las palabras y que tienen dificultad en la expresión oral.

El término disgrafía se utiliza para designar la dificultad de la escritura que afecta a la forma o al contenido y la manifiestan niños que no presentan problemas intelectuales, neurológicos, sensoriales, motores, afectivos o sociales.

Como características disgráficas se señalan dos tipos de síntomas relacionados. Los primeros, signos secundarios globales, comprenden la postura inadecuada, soporte incorrecto del instrumento de escritura, mala presión del mismo o velocidad de escritura excesivamente rápida o lenta. Por otra parte, los síntomas específicos, ponen su atención en elementos del propio grafismo como gran tamaño de las letras, letras inclinadas, deformes, excesivo espaciado entre letras o muy apiñadas, enlaces indebidos entre grafemas, letras irreconocibles y, en definitiva, texto de difícil comprensión.

La disgrafía es una dificultad específica de aprendizaje que afecta a la destreza para expresarse de forma escrita. Comprende una escritura poco legible. Debido a que la capacidad de expresión escrita requiere de un conjunto complejo de habilidades de psicomotricidad fina, además de un procesamiento preciso de la información.

Un  estudiante con una disfunción en su expresión escrita se beneficiará de una serie de consideraciones específicas en el ambiente escolar, además de practicar, a una edad lo más temprana posible, las habilidades de expresión escrita.

Signos de alerta.

  • Cuando escribe articula/vocaliza las palabras.
  • Se cansa rápidamente cuando escribe.
  • Escritura ilegible.
  • El tamaño de las letras suelen hacerlo demasiado grande o demasiado pequeño.
  • Las formas de las letras suelen estar distorsionadas y simplificadas.
  • Hay una inclinación tanto a nivel de línea como a nivel de letra.
  • El espacio entre las letras y/o las palabras pueden estar demasiado separadas o demasiado juntas y parecer así desligadas las unas con las otras.
  • El tipo de trazo puede ser exagerado y grueso o tan suaves que son casi inapreciables.

DISCALCULIA.

La discalculia es una condición que afecta la habilidad de adquirir las habilidades necesarias para procesar conceptos aritméticos. Los estudiantes con discalculia tienen dificultades para comprender y procesar conceptos y hechos numéricos simples, además de presentar una falta de comprensión intuitiva de los números. Incluso si lograran dar una respuesta correcta o aplicar un método matemático adecuado, puede que esto ocurra de manera mecánica y sin confianza.

Departamento de Educación y Habilidades (DfES), Reino Unido

Signos de alerta.

  • El niño utiliza los dedos para contar.
  • Tiene muchas dificultades para contar hacia atrás.
  • Les resulta muy difícil hacer cálculos aproximados.
  • Les cuesta manipular grades cifras, como los centenares y los miles.
  • Tienen dificultades para saber que operación tienen que aplicar a la hora de resolver un problema.
  •  Les cuesta memorizar las tablas de multiplicar, se olvidan de ellas de un día para otro.
  • Tienen errores al transcribir, por ejemplo al escribir número dictados.
  • Dedican mucho tiempo y esfuerzo a realizar las tareas de matemáticas, y los resultados son negativos.
  • Con el tiempo es frecuente que demuestren ansiedad y bloqueo hacía las matemáticas, tienen sensación de fracaso.

Cuando se dan varios de estos signos de alerta a la vez, es conveniente acudir al profesional para hacer una evaluación y comenzar lo antes posible con la reeducación.

AFASIA.

Por afasia se entiende una incapacidad parcial o total para usar el lenguaje. Los problemas varían desde dificultades para encontrar las palabras hasta una completa incapacidad para hablar. Algunas personas tienen problemas en comprender lo que dicen los demás, otras presentan problemas al leer, escribir o al tener que operar con números. En otros casos, las personas pueden tener problemas al querer expresar lo que quieren comunicar, aunque conservan intacta la comprensión. En la afasia se debe determinar en cada paciente las alteraciones específicas del habla y del lenguaje.

En sentido estricto por afasia se entiende un trastorno en el uso del lenguaje por disfunción cerebral, que suele ir acompañado de un trastorno del habla.

Causas de la Afasia.

Las causas más comunes de la afasia son las siguientes: un daño cerebral, bien por traumatismo cráneo-encefálico, bien debido a una apoplejía o ictus o una incidencia insidiosa progresiva.

Aparte de los traumatismos debidos a accidentes, una apoplejía o ictus es la causa más frecuente de la afasia. Se trata de un daño cerebral, que a su vez puede deberse a una interrupción del riego cerebral a consecuencia de una isquemia o de la ruptura de un vaso sanguíneo y el derrame correspondiente en los espacios intersticiales de las neuronas. Las neuronas mueren cuando dejan de recibir oxígeno y nutrientes a través del flujo sanguíneo o cuando existe un derrame, que impide la intercomunicación entre las mismas.

Los síntomas del ictus suelen consistir en una repentina insensibilidad o debilidad, localizada principalmente en un lado del cuerpo, confusión súbita y problemas en el habla o comprensión del lenguaje, afecciones de la visión en uno o ambos ojos, problemas de ambulación, mareo o pérdida de equilibrio y coordinación, o fuertes dolores de cabeza sin aparente razón.

Información extraída de: Asociación Ayuda Afasia.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: